Pájaros en un cielo de estaño

La novela Pájaros en un cielo de estaño fue escrita entre los años 2016 y 2017, justo antes de comenzar con Bajamares, si bien el embrión ya existía en 2013 y hasta 2019 no se dio por concluida.
El día 28 de julio de 2020 se falló el Premio «València» 2020 de Narrativa en Castellano convocado por la Institució Alfons el Magnànim-Centre València d’Estudis i d’Investigació,  y Pájaros en un cielo de estaño fue proclamada ganadora entre más de trescientas candidaturas.
La novela, que concurría con el título provisional Ochocientas rayas de tiza, será publicada en diciembre de 2020 por la editorial Versátil.

sinopsis

Un domingo por la mañana llega a Las Almazaras, un pequeño pueblo andaluz en algún momento de las posguerra, una furgoneta desvencijada y abarrotada de bártulos. En su interior, un extranjero pelirrojo con dos de sus hijos y una jaula con un pájaro pinzón.
Se instalan en una vieja granja, un cortijito en estado ruinoso en la misma linde del pueblo, que reconstruyen con sus propias manos y con escasos medios. Más tarde hacen llegar al resto de la familia: en total, un matrimonio con doce hijos y una hija.
El padre, ayudado por sus hijos, emprende todo tipo de negocios y cambalaches para mantener a su familia. Poco a poco se integran entre gente poco acostumbrada a lo foráneo mientras intentan conservar algunas de sus costumbres extranjeras y, de alguna forma, llegan a transformar Las Almazaras y a sus gentes.

Valoración del jurado

El premio València de narrativa en castellano se entrega a Pájaros en un cielo de estaño, de Antonio Tocornal. Carlos Zanón, Maria Oruña, Elia Barceló y Eva Olaya como miembros del jurado han decidido galardonar esta obra por su voluntad de pertenecer a una tradición española. Con una voz personal, positiva, tierna, nostálgica, amable y vital de la que han disfrutado con su lenguaje y han terminado con una sonrisa. Esta novela se caracteriza por ser híbrida, ya que mezcla géneros tan dispares como el costumbrismo y el fantástico. Un relato que no necesita justificarse con tramas enrevesadas ni recursos manidos.